sábado, 12 de septiembre de 2009

Gran Sertón: Veredas

Joao Guimaraes Rosa
Adriana Hidalgo. Novela, 555 páginas. Edición 2009. Precio aproximado: 90 pesos
Ubiquen esta novela, queridos amigos, en el mismo estante que El Quijote, el Ulises o los Cuentos de Canterbury. La obra maestra del Brasil recoge la tradición de esas sublimes exploraciones. Un sello argentino ha decidido reimprimirla, con ayuda de la embajada del país vecino. Es una gran noticia. Los traductores han redondeado un trabajo magnífico. Uno se deja arrastrar, maravillado, por una prosa sabia, caudalosa y suculenta que confirma que el lenguaje -como postulaba Heidegger- puede convertirse en la casa del ser.
El libro encierra un monólogo ininterrumpido del yagunzo Riobaldo. Ya anciano, narra sus peripecias a un médico forastero. Nunca causa sopor. Pero como el Cabernet Sauvignon, exige ser saboreado sorbo a sorbo. Veinte o treinta páginas a la vez, se recomienda. Un yagunzo es un matón rural, chusma a sueldo para el crimen o al servicio de los jefes políticos. Riobaldo descolló en la rapiña y la guerra por dos razones: era letrado y hábil para el gatillo. Va razonando el tiempo entero. Se enamoró de su compañero Diadorim, como si fuese mal de ojo. Hace un pacto con Mandinga para exterminar a un demonio de nombre Hermógenes. El final es conmovedor.
Joao Guimaraes Rosa (1908-1967) inventó ocho mil vocablos en esta novela, publicada en 1956. ¿Qué es lo que hay en un nombre?, se pregunta el escritor. A muchas cosas importantes les falta el nombre, se responde. Su esplendor, no obstante, no se agota en la exuberancia verbal. Ha creado un universo, usando como materia prima las eternas dudas del ser humano y un territorio pobre y cimarrón, “del tamaño del mundo entero”. El Sertón feudal es un escenario tremendo, con sus bellezas sin dueño, su flora y fauna, sus hábitos y mitologías, sus gentes ásperas y peleonas. Vivir allí es negocio peligroso. Deleuze sostenía que la única misión del artista es crear agregados sensibles. He aquí, pues, uno imprescindible.
Guillermo Belcore
Este comentario se publica en el suplemento de Cultura de La Prensa el 13 de setiembre.

Calificación: EXCELENTE

PD: Sí, lo calificó con un EXCELENTE, en mayúsculas. Pido ayuda al diccionario. Este libro es magnífico, sobresaliente, superior, extraordinario.

7 comentarios:

Mannelig dijo...

Ya lo he adquirido. Con el fuego que pone usted en su defensa, no podía dejarlo pasar de largo, sin más ni más.

Guiasterion dijo...

Querido Mannelig:

¡Disfrútelo querido amigo! Disfrute ese torrente inagotable de palabras, esa voluptuosidad tropical. Y después cuéntenos aquí o en su interesante blog que le ha parecido.
Un abrazo

G.B.

ericz dijo...

Es uno de los libros que incluye Abel Posse en Biblioteca esencial (101 libros fundamentales) que cubre el planeta entero; creo que habrá unos 10 0 15 de sudamérica.

Saludos

Hernán Manzi dijo...

Me sorprendió este blog. Yo tengo uno de estrenos de cine (http://losvelos.blogspot.com) y ya te puse en la lista de recomendados.
Por cierto, todos los libros que me voy comprando los calificás con excelente (Gran Sertón, Cuentos completos de Mann, Los pichiciegos... Así que compartimos gustos, confiá en mi criterio para las pelis, jaja).
En relación con Gran Sertón, no sé qué decir, es impresionante, toda la vida de Riobaldo en un monólogo incansable. Yo lo recomiendo para leer de a poquito, como una suerte de libro de consulta porque en el fondo son memorias y como tales sirven a modo de consejo o relato edificante. El Quijote brasileño, sin duda.
Saludos!

Guiasterion dijo...

Querido Hernán:

¡Gracias! A partir de ahora, tendré en cuenta tu blog para elegir una película.

Acabo de terminar de leer otra novela brasileña que elige el sertón como personaje. 'Galilea' de Ronaldo Correia de Brito, premiado en San Pablo en 2009. No tiene, obviamente, el sublime esplendor de Guimaraes Rosa pero no deja de ser fascinante. En quince días, subo la reseña.

Un abrazo, gracias por escribir. Me hace muy feliz que alguien le sirvan estas impresiones.

G.B.

Anónimo dijo...

Boa noite,Guilherme;
Quisiera mediante el mismo agradecerle por una recomiendación que hizo usted hace mucho,sobre un tal escritor brasileño que desde de entonces no me dió más que sensaciones para mí difusas, que me llevaron desde de sentirme ajena a sentirme víctima de la consecuencia de tener un páis tan corrupto, todo lo que de cierto modo pasa aún en Brasil con otros sinónimos y adjetivo todo es lo mismo.Me refiero al marco de la novela de Joáo Guimaráes Rosa,'Gran Sertón Veredas'. siendo yo oriunda de Brasil cada vez que presencio un acto o un evento haciendo alución a este país: tan lindo,pero a la vez tan feo,tan ingrato,perdón por abusar de la retórica.
Me siento orgullosa me siento a mis anchas.
Y eso de seguir a Guimaráes,se lo debo al blog,pero para mí lo mejor es Machado De Assis el escritor brasileño más inglés,y eso no se lo perdonaron.
Gracias doy en nombre de todos mis compatriotas de que sitios como el suyo se enterese por nuestra cultura,más allá del:el erótismo de las mujeres brasileñas,la simpatía,la alegría y espontaneidad que tenemos(¡No somos, unos animalitos exóticos Brasil es mucho más que eso!)

Fabiana Vieira dijo...

Hola Guillermo.

Soy brasileña, estudiante de español y
una gran admiradora de las obras de Guimarães Rosa. No encuentro esta edición de Gran Sertón (2009) en español en ninguna librería de Brasil.

Usted me puede indicar algún sitio en la web donde yo pueda comprarme un ejemplar?

De antemano felicitarle por los comentarios.

Saludos,

Fabiana.