sábado, 5 de marzo de 2011

Leyendas de pasión

Jim Harrison
Del Nuevo Extremo. 286 páginas. Edición 2010.


“Ninguno sabe cuándo está vencido. Perder una mujer no es estar vencido, es simplemente perder una mujer. Le pasa a todo el mundo”.
Jim Harrison

Este libro, publicado por primera vez en 1978, contiene tres novelas cortas, dos de ellas magníficas, las cuales fueron llevadas al cine y dieron fama a un autor que, en realidad, merecía ser conocido por sus cualidades literarias. Pero el personaje Jim Harrison (Michigan 1937) es tan cautivante como su obra. Es un sibarita legendario (ha tenido el físico de un luchador de sumo y los bigotes de Pancho Villa) que escribió poemas, ensayos, novelas y cuentos, sin embargo se considera a sí mismo un poeta en primerísimo lugar. Ganó mucho dinero escribiendo guiones para Hollywood y lo gasto en comilonas. Se ha comparado a su narrativa con la de Conrad y la de Hemingway, aunque en Leyendas de pasión la prosa rinde un sentido homenaje a Gabriel García Márquez. Esta bien. Como señala la “teoría de las influencias” toda libro trascendente lee a uno o más textos precursores, aunque de manera errónea.

La primera nouvelle se titula ‘Venganza‘. Cochran, un piloto de guerra retirado, se enamora perdidamente de la esposa de un magnate de las drogas mexicano, circunstancia que nunca es recomendable para la salud. En el segundo texto, un tiburón de los negocios sufre la crisis de los cuarenta. ¿Y si todo lo que he hecho en mi vida hubiera sido un completo error?, se pregunta, ¿Nos está realmente permitido comenzar de nuevo?, se nos plantea. Finalmente, en ’Leyendas de otoño’, aparece uno de los personajes más fascinantes de la literatura moderna: Tristán Ludlow, el último de los proscriptos de Montana. Un editor sentenció que si la novelita hubiera tenido cuatrocientas páginas más, Harrison hubiera ganado una fortuna. Harrison le respondió que la novela se alarga en la mente de los lectores.

El estilo de Jim Harrison es sobresaliente. Pertenece al linaje de los escritores de la palabra justa, la expresión elegante, el giro cómplice. Seduce la voz en off del narrador. Tiene tendencia a acuñar sentencias inteligentes, como ésta: “la vida es sólo lo que uno hace cada día”. O mejor: “el lenguaje es un instrumento del corazón, no algo con que aporrear a la gente”. Las tres historias comercian con el melodrama y la novela de aventuras, y salen airosas del trance. Los personajes resultan siempre interesantes porque persiguen algo que el dinero no puede comprar. Estamos, pues, ante un libro muy recomendable.
Guillermo Belcore


PD: Puede leerse una magnífica entrevista a Harrison en The Paris Review. Pinche aquí.

PD II: ¿Soy muy obvio si postulo que la banda sonido de Venganza es este tema conmovedor de Percy Sledge?

6 comentarios:

Zweig dijo...

Entonces su conflicto no son con las nouvelles, sino que éstas sean argentinas

Guiasterion dijo...

Estimado Zweig:

No, no es así. Si usted fuera un lector atento de este blog, sabría que he recomendado con entusiasmo la lectura de muchas novelas cortas de procedencia argentina, aunque en el fondo yo pienso que la nacionalidad del arte es un detalle sin importancia.

Permítame, si es tan amable, sacarlo de la confusión. Hace un mes, declaré que 'El error' (¿no leyó el comentario?) de César Aira es una nouvelle cuyo "exotismo y vetas de alta filosofía se disfrutan de la primera a la última página". El año pasado, había sentenciado que 'Norep' de Omar Genovese era uno de los libros del año, por su ambiciosa e ingeniosa recreación de un Infierno posible y su audacia de juzgar al peronismo, el hecho capital de la historia argentina.

También he sugerido no pasar por alto a Jorge Torres Zavaleta, Sergio Bizzio, Juan Carlos Escalante, Eduardo Berti, Miguel Vitagliano (libro del año 2008), Claudia Piñeyro (libro del año 2008), Inés Garland, Angela Pradelli, Pedro Mairal, Martín Murphy, Guillermo Martínez y Juan Sasturain. Las reseñas correspondientes puede leerlas en el archivo de este blog.

Y he cubierto de elogios a reimpresiones de Andrés Rivera, Sara Gallardo, Pepe Bianco y Elvira Orpheé, todos dentro de la estirpe de la novela corta, muy valiosa siempre que incluya un elemento memorable (una historia, un personaje, un estilo, una poética), que la distinga de esas "escrituras mínimas" que pululan hogaño, si me permite, el arcaísmo.

Incluso, algún amigo me ha llamado la atención por ser demasiado complaciente con alguna novela argentina. Me pasó hace poco con 'Doberman' de Gustavo Ferreyra. En fin... no se puede complacer a todos, ¿verdad?

Gracias por escribir
G.B.

Zweig dijo...

Primero: Tenga clemencia por mi errata. Donde escribí "no son con", debí escribir "no es con".
Segundo: Ha sido, mi primigenia intención, justamente obtener de usted una lista de escritores argentinos. Confieso que confío más en sus sugerencias que en mi instinto para descubrir innovadores.
Le agradezco y saludo atentamente.
Un vago.

Anónimo dijo...

Señor Belcore:
Mi comentario hará referncia a la música encuestión,'Whe A Man Loves A Woman'a mí parecer usted ha pecado en cursilería!
¡Digo!¿No será de muy mal gusto ser tan cursi?

Daniela dijo...

Hola, no me canso de mirar la película "Leyends of the fall". Como las películas basadas en novelas suelen ser un "resumen" de las mismas, pensé que sería bueno leer el libro para ahondar en las historias. Sin embargo, por lo que he leído en varios sitios, se trata de una novela corta y temo que tal vez no haya mucho más por saber de esta historia. ¿La leo igual o sigo mirando eternamente la película?

Guiasterion dijo...

Estimada Daniela:

Claro que sí. La novela no está nada mal.

G.B.