lunes, 11 de noviembre de 2013

Los años de peregrinación del chico sin color

Haruki Murakami

Tusquets. Novela, 314 páginas. Edición 2013


Después de la magnífica trilogía 1Q84, Haruki Murakami se ha tomado un respiro. Su última novela mantiene esa belleza (sobre todo, la claridad de la prosa) que lo ha elevado a la categoría de estrella mundial pero carece de ambición. Empieza floja, en el medio da un giro fascinante hacia el género policial, pero el desenlace deja al lector con apetito. Incluso queda flotando la impresión de que Murakami no supo como rematar la obra.

La trama se sostiene sobre un dedal. Un buen día, Tsukuru Tazaki, un chico impecable pero anodino, es repudiado por sus cuatro amigos, con quienes formaba una pandilla inseparable. Le comunican que no quieren volver a verlo y tampoco hablar con él. La armonía del universo se rompe. El muchacho deambula por el umbral del suicidio, pero luego sale adelante. Se recibe de ingeniero, especializado en la construcción de estaciones de trenes. Pero no puede forjar relaciones duraderas; algo podrido yace en su interior, como una comida maldigerida. Dieciseis años después de haber sido despreciado, Tazaki parte a buscar respuestas. Visita a sus ex amigos, por sorpresa, incluso viaja a Finlandia. Secretos terribles salen a la luz.


Lo mejor del libro -además de los minuciosos retratos- es una virtud que ha tornado imprescindible a Murakami: el vaivén entre realidad y fantasía. El lector nunca puede estar seguro de los que es sueño, delirio o vida cotidiana. Realismo mágico en versión oriental, con ese anhelo por matarse tan propio de los japoneses errando por la trama como los fantasmas en una casa embrujada. Se añaden, además, un par de fascinantes subhistorias coloreando la corriente principal. Hay un pianista que dice haber adquirido poderes especiales después de pactar su muerte. Y se establece -tal como hizo Bioy Casares o la serie Fringe- la posibilidad de los universos paralelos. Pero por desgracia estas alusiones fantasticas son como las lluvias estivales, llegan y se van con demasiada premura.
Guillermo Belcore

Publicado el domingo pasado en el Suplemento de Cultura del diario La Prensa.


 
Calificación: Regular

PD: He leído siete novelas de Murakami. Esta es una de las más flojas, en la modesta opinión de un fan del narrador japonés.

4 comentarios:

Eve Gil dijo...

Te voy a dar un consejo: por favor, lee MÁS autores japoneses. Salta a la vista que el único que "conoces" -nótese las comillas- es a Murakami...¿por qué las comillas?, porque no leíste la novela que estás reseñando...a veces uno nada más pasa hojas y no pone atención a lo que está aconteciendo. Lo que tú defines como "mágico" es costumbrista para los japoneses...y esta es la novela más seria de Murakami, es un thriller psicológico. Lo criticas, primero, porque según tú "se repite", pero luego lamentas que no sea como sus demás libros, cuando la verdad es que NINGUNO de sus libros es igual.

Guiasterion dijo...

Estimada Eve:

¿Muchas gracias por escribir! Tus argumentos, atendibles, me ayudan a ordenar las ideas.

Si disponés de unos minutos, te sugiero que veas que en este blog he comentado (bien o mal, vos dirás) 24 libros provenientes del Japón. Alguito he leído. El realismo mágico es realismo mágico en Japón, América latina, el sur de Estados Unidos o Africa, por citar las zonas geográficas donde mejor ha florecido. No me parece sagaz confinar las literaturas nacionales a categoría platónicas: "la literatura japonesa es... tal cosa". Hay corrientes, hay escuelas, hay escritores inclasificables...

Por otro lado, vos sentenciás con la firmeza de un obispo del Opus Dei que la última novela de Murakami es un "thriller psicológico". Puede ser. Es una etiqueta entre varias, me parece. Yo pienso que nuestro admirado HM es lo suficientemente hábil como para que sus libros puedan ser interpretados de distintas maneras. La ambigûedad, qué duda cabe, siempre es un valor literario.

Amante de las mayúsculas, que en las redes sociales suele considerarse como un grito, finalmente Eve decís que "NINGUNO de sus libros es igual". Es verdad. Eso pasa entre todos los grandes escritores. Si tenés en la manga otra verdad de perogrullo para compartir, ¡adelante pues!

Mis respetos

G.B.

muma dijo...

Acabo de leer 'los años de peregrinación...'. me gustó.Es el cuarto libro de Murakami que leo.
Quiero comentar que encontré una incongruencia, a ver si alguien me puede aclarar.
en la página 23 dice que hizo el amor con Sara una sola vez y luego en la 121 dice que solo se había acostado con chicas en sueños.
a alguien más le llamó la atención esto?
Muma Suárez.

Guiasterion dijo...

Queida Muma:

Yo pienso que hay aquí, un juego muy interesante entre realidad y fantasía. Nunca podemos estar seguros de que es lo real en la vida del protagonista.

Abrazo

G.B.