sábado, 8 de noviembre de 2008

Un arte espectral. Reflexiones sobre la escritura

Norman Mailer­
Emecé.
Ensayo sobre Literatura. Edición 2008, 324 páginas. Precio apróximado: 60 pesos.

­

Norman Mailer (1923-2007) explica en el prefacio que este libro, publicado en 2003, está dirigido a novelistas jóvenes, a la gente que desea escribir, a críticos, a estudiantes y, en general, a hombres y mujeres a quienes les encanta leer. Encierra cincuenta años de opiniones y conclusiones. Reúne fragmentos o artículos enteros sobre la escritura, sus peligros y alegrías, sus vicisitudes, su soledad, su celebridad si se tiene suerte. Incluye páginas tediosas y es raro el párrafo al que no le sobren algunas líneas. Se sabe que Mailer ha perseguido siempre los ritmos en lugar de la espléndida dicción. Empero, el buscador de tesoros hallará también una gran cantidad y variedad de pepitas de oro.­

Un ego que haría parpadear al Rey Sol, una astucia sutil y una prosa inconfundible -embellecida por la analogía y la metáfora pedestre- moldean el volumen. Mailer medita aquí sobre sus creaciones y las de los demás. Hay textos sobre el estilo, el oficio, la primera o la tercera persona, los bestsellers, la corrupción literaria, los géneros, los peligros de la masturbación. Hay comentarios y reseñas muy interesantes, incluso aquellos donde resulta evidente que la sonda fue arrojada a escasa profundidad. El chismorreo también puede saber delicioso. Por el contrario, Hemingway, Melville, D. H. Lawrence, Bellow y Henry Miller han sido colocados en la mesa de las autopsias.­

Es probable que esta compilación sea especialmente instructiva para la nueva camada de escritores argentinos, tan afectos por desgracia a la ligereza y al exhibicionismo del yo. Es la moda, qué se la va a hacer. Mailer resalta, por el contrario, la importancia del trabajo duro. ``Tienes que estar dispuesto a orinar sangre para encontrar el tono exacto'', alecciona.
Guillermo Belcore­
Publicado en el Suplemento Cultural del diario La Prensa.­

­Calificación: Bueno

1 comentario:

yageni dijo...

Leí este libro esperando encontrar una suerte de manual. No fue lo que esperaba y sin embargo disfruté de la forma de escribir de Norman, esta pequeña ventana al mundo del escritor profesional. De a ratos se vuelve muy autobiográfico, muy egocéntrico, pero tal y cual como en la crítica, hay unas pepitas de oro escondidas por ahí que realmente valen la pena.