miércoles, 13 de agosto de 2008

Cuaderno de navegación

Leopoldo Marechal
Seix Barral. Ensayo. 167 páginas.


Más que un partido, el peronismo es una mentalidad. Una forma de entender la acción política, la organización económica y social, la naturaleza del Estado. En sus mentes más lúcidas, las ideas destilan un Parnaso teórico tan respetable como cualquier otro. Esta reimpresión ofrece una magnífica pieza doctrinaria, esculpida por un intelectual que cultivó el neoplatonismo cristiano. Cuaderno de navegación data de los años sesenta. Un ochenta por ciento de sus páginas no ha perdido frescura. La autopsia de Creso, por ejemplo, proporciona argumentos filosos al kirchnerismo para la batalla contra el campo. Inspirado en la Ciudad de Dios y las jerarquías previas al capitalismo, Leopoldo Marechal (1900-1970) condena al rico porque su pasión acumulativa trastorna el orden de la distribución justa. El volumen incluye en total once textos con un inédito: Poeta depuesto es tanto un sublime lamento por verse excluido de la inteligencia vernácula como un razonado ditirambo al Caudillo esencial. Hay también dos encantadores relatos de un apólogo chino, un breve tratado sobre lo ridículo, una meditación en torno a las estaciones que se suceden en el arte y en la vida (romanticismo tras academicismo). El erudito agradecerá las claves razonadas de Adán Buenos Ayres. Una obra profunda de Bernardo Koremblitt gatilla la hermosa hipótesis de que el arte sólo se denigra cuando se pone al servicio de las potencias inferiores. Leer hoy a Marechal -como a Murena o a Martínez Estrada- intimida, produce una sensación semejante a nadar en un mar tumultuoso. Uno se sumerge en un ámbito regido por el capricho y la desmesura. La mente, pobrecita, se ahoga a veces sin remedio como en los escritos sobre astronomía. Pero en otros momentos, nuestro pensamiento se refresca y estimula. Flotan alrededor nuestro hebras de seductora belleza.
Guillermo Belcore
Publicado en el suplemento cultural del diario La Prensa

Calificación: Bueno

PD: A riesgo de parecer un carcaman, voy a recomendar esta obra en nombre del acerbo nacional. Marechal no puede quedar en el olvido.

1 comentario:

mariano skan dijo...

Claro que no, Marechal y su ADAN BUENOSAYRES son inolvidables.
La potencia de la prosa en Adan y las despripciones por los arrabales porteños, más el velorio del compadrito, inolvidables.

me quedó sin leer la última parte.

saludos