lunes, 21 de abril de 2008

El Fantasista

Hernán Rivera Letelier
Editorial Alfaguara. Novela de 197 páginas. Edición 2007

Hasta los cuarenta y cuatro años, Hernán Rivera Letelier (Talca 1950) se ganaba la vida como minero. Pero en 1994 ganó un concurso literario y, al fin, pudo dedicarse a lo que ama, narrar historias en letra impresa. Hoy es el autor chileno que más libros ha vendido -más incluso que Isabel Allende- aunque cierta crítica formalista lo ha despellejado. Francia, el país más literario del planeta, lo nombró Caballero de la Orden de las Artes. Su estilo, para que el lector argentino tenga cierta idea, es una sabrosa amalgama de Marechal y Dolina, con un dejo de Soriano y una pizca de Fontanarrosa.

El Fantasista, su octava novela, esta ambientada en uno de los paisajes más inhóspitos de la Tierra: los desiertos salitreros de Chile, donde el sol cae encima amarillo y espeso como un derrame de aceite hirviente. Al lugar se lo conoce como la pampa, aunque lo único verde (y desteñido) que tiene es la esperanza de los mineros, estrujada por los caprichos de los yacimientos y de las empresas privadas. Por fortuna, Rivera no se ha tentado por abrumarnos con un panfleto lastimero. Hilvanó, en cambio, una deliciosa trama costumbrista que -si bien no se priva de decir lo suyo- está coloreada con el humor, el ingenio y el habla de “los guarisapos de vino barato”.

El campamento de Coya Sur hierve en vísperas de su cierre definitivo; sus gentes deberán dispersarse a la buena de Dios. El domingo ser el último clásico pampino contra los “cometierra” de María Elena, la localidad cabecera del distrito. Nunca los locales han derrotado en una cancha de fútbol a sus poderosos vecinos (¡ja!, algo similar ocurre con Chicago y Vélez), pero a esas sequedades arriba un personaje inaudito: Expedito Gonzáles, el Fantasista del balón. Intentarán reclutarlo como sea. Pase y vea pues, amable lector, el último partido antes del fin del mundo.
Guillermo Belcore­

­

Calificación: Bueno­

PD: Si te gusta el fútbol, éste es tu libro.

3 comentarios:

Alvaro G. Loayza dijo...

Guillermo, me gusta Rivera Letelier, pero no sabía de la existencia de éste libro, que ganas de hincarle el diente, la pesquisa por el Fantasista debe ser apasionante. Saludos de un cuervo boliviano a un "espartano del fortín", el último fin de semana quedamos a tablas!!!

Alvaro G. Loayza dijo...

Guillermo, te cuento que el día de descubrir tu blog y enterarme de la existencia de ésta novela caminando por ahí entre a una librería y como algo premonitorio la encontré en un estante, obviamente algo así no se toma a la ligera y la adquirí, me gustó mucho la novela como futbolero y por esa visión plagada de humor que nos entrega el autor. Hice una reseña en el blog a la cual te invito http://el-lar.blogspot.com/2009/09/el-fantasista-o-el-ultimo-partido-antes.html .

En cuanto a Paz Soldán, ciñéndome a la frase que dice que nadie es profeta en su tierra, no lo he leído aunque aquí hay opiniones divididas bastante radicales. De literatura boliviana te recomiendo encarecidamente a Jaime Saenz y sus novelas "Felipe Delgado" y "Los papales de Narciso Lima Achá".

Un abrazo desde el páramo, y ahí siguen el Cuervo y el Fortín en la guerra.

Hadrian Bagration dijo...

¡Qué enorme pérdida para el estoico oficio de la minería!

Hadrian Bagration