martes, 8 de enero de 2008

La muerte lenta de Luciana B.


Por Guillermo Martínez­
Planeta. Novela policial de 243 páginas.

Esta novela honra el género policial. Es sofisticada y elegante. No pierde nunca su poder hipnótico: uno se aferra al libro hasta el último aliento. La intriga se construye con una serie de muertes dudosas. La clave es encontrar un patrón lógico. Guillermo Martínez (Bahía Blanca 1962) se ha doctorado en matemática; sabe enriquecer la ficción con la poética del cálculo y el azar.
Martínez tiene un talento mordaz, ya probado, para desnudar los pequeños resentimientos del mundillo literario. He aquí una historia de dos escritores y de sus miserias y misterios profesionales. Fue tallada con prosa límpida; tiene la belleza helada de un paisaje invernal o de una buena teoría. Lo relevante, en el fondo, no es la sucesión de cadáveres sino las conjeturas, las posibles razones. Hay otro agrado: los mismos hechos -como en La piedra lunar de Wilkie Collins- se relatan desde perspectivas distintas. Henry James cumple un papel en la trama y es una influencia decisiva en la escritura de Martínez. Se palpa, por ejemplo, en la delicada introducción de lo fantástico.
Una mañana, el narrador recibe una llamada desesperada. Luciana, esa chica atractiva que hace diez años había sido su escribiente, acusa a Kloster, un novelista genial y famoso, de asesinar a su familia con procedimientos indirectos. Son crímenes perfectos. Una suerte de venganza bíblica contra la ex secretaria que le arruinó la vida con una demanda de acoso sexual. El interpelado duda, investiga, fatalmente se involucra, visita a su envidiado colega. ¡Nada está claro! Incendios perforan Buenos Aires y el ángel de la muerte vuelve a trabajar a destajo. Al final, se barajan por lo menos cuatro explicaciones distintas de lo ocurrido, otro encanto de una novela problema muy recomendable.



Guillermo Belcore

Calificación: Buena

PD: Comprala si buscas una novela de intriga, un policial inteligente, ambientado en Buenos Aires.

6 comentarios:

ericz dijo...

Yo diría regular para abajo.
Y hablando de regularidad cada libro de GM es peor que el anterior. O sea con leer unicamente Infierno grande y Acerca de Roderer nos quedaría la imagen de una gran promesa para la literatura argentina. Lamentablemente se frustró.

ericz dijo...

off topic: hay un gadget en blogger que es últimos comentarios, y es útil tenerlo en la home del blog.

saludos, siempre lo leo.

Guiasterion dijo...

Estimado amigo:

Me temo que, además de esta aceptable novela de género, sólo he leído una recopilación de textos breves y ensayísticos de Guillermo Martínez. Recuerdo como muy interesante una crítica punzante y demoledora a cierta obra famosa de Tabarovsky y a las malas artes de la crítica literaria de los diarios. ¿Juzgas indispensable leer también las primeras obras de ficción de Martínez que citabas?
G.B.

ericz dijo...

¿Indispensable? Para ud, que está intentando conocer la mejor literatura argentina reciente y además quiere disfrutar la lectura, no lo dudo.

Zweig dijo...

"Acerca de Roderer" sí es indispensable.

eladanbuenosaires dijo...

Coincido en todo con ericz, vaya nombre ese!, de "Acerca de Roderer" para abajo, nada sirve.
Zweig, sí, "Acerca..." es indispensable y agregaría: suficiente. Mis saludos.
Mc